Nuestra tierra, por ubicación y climatología, es especialmente fértil para algunas variedades de frutos. A lo largo del tiempo, nuestros agricultores los han ido perfeccionando hasta obtener hoy en día vegetales de gran calidad.